Lunes, 30 Noviembre 2020 13:10

Raúl Victores sobre ordenanza en Alberti: "Nos preocupa el efecto contagio, ya que nos parece un verdadero disparate y perjudican demasiado a la producción"

Valora este artículo
(0 votos)

Raúl Victores, de la Sociedad Rural de San Pedro, se refirió a un proyecto de ordenanza municipal en donde "se prohíbe la crianza intensiva de animales dentro de los 1500 metros de los cursos de agua, escuelas o viviendas rurales del partido y de 5000 metros de los centros urbanos". En diálogo con el Dr. Marcelo Otiñano en "La Mañana en Libertad", el dirigente agropecuario tildó de "lamentable" la situación, ya que la ganadería es el fuerte de esa ciudad y que este proyecto es un "disparate" y muestra la desesperación "de ir en contra de los sectores productivos". "Esto es ideológico y muestra la necesidad de generar cuestiones para hacer maldad al sector agropecuario", expresó.

  AUDIO  

 

 

El proyecto que genera conflicto con el sector productivo

El martes pasado, el Consejo Deliberante de esa ciudad modificó una ordenanza municipal en donde se prohíbe la crianza intensiva de animales dentro de los 1500 metros de los cursos de agua, escuelas o viviendas rurales del partido, y de 5000 metros de los centros urbanos. La medida afecta a más de 100 productores y 30.000 hectáreas. 

 
Juan Manuel Zunino, expresidente de la Sociedad Rural local y actual secretario de la entidad, explicó que el partido tiene 110.000 hectáreas y es cortado de manera transversal por el rio Salado y, que además, está el rio Saladillo y una gran cantidad de cañadas.
 
"El curso del rio Salado es de 75 kilómetros en el partido y el Saladillo tiene unos 25 kilómetros, cuando se suman las cañadas son otros 25 kilómetros. Por esta medida, quedan afectadas unas 30.000 hectáreas y más de 100 productores", indicó.
 
Según contó el productor, la modificación enviada por el intendente Germán Lago aduce razones de salud pública y protección del medio ambiente, donde ya "la anterior legislación describía a la cría intensiva a más de un bovino por hectárea, más de cinco ovejas/cabras por hectárea".
 
"Lo que más preocupa a los productores que antes hacían agricultura y se volcaron a la ganadería por el tema de las restricciones a la aplicación de fitosanitarios es que quedan totalmente improductivos. Ahora los corren para no poder tener hacienda tampoco", señaló.
 
La concejal y presidente de bloque de Juntos por el Cambio, Sivina Vacarezza, contó que todo su espacio votó en contra de la normativa pero que no alcanzó. "Esa modificación de pasar 300 a 5000 metros la distancia de los centros poblados para la cría intensiva y 300 a 1500 metros para los cursos de agua es inaplicable y arbitrario", dijo.
 
"Nosotros pedimos que se llame y se consulte a gente especializada y los productores involucrados porque esto implica achicar la producción", indicó y agregó: "Esto es un atropello al productor que trabaja. Estoy a favor de cuidar el medio ambiente, pero existen un montón de medidas mejores para aplicar como trabajar en las Buenas Prácticas Agropecuarias".
 
Asimismo, la concejal relató que otro de los contratiempos que trae la nueva norma es que existe en el partido una escuela agrotécnica que tiene un tambo en el lugar y está ubicada a 4700 metros del egido urbano y que, por lo tanto, deberán dejar de producirlo.
 
En este sentido, Daniel Palazzo, secretario legal del municipio, dijo que existe una interpretación errónea del espíritu de la ordenanza. "Lo que se busca es enmarcar a la producción de los feedlots o sea el engorde a corral. Eso es lo que va a surgir de la reglamentación en la que ya se está trabajando", expresó.
 
La ordenanza nueva no menciona a los feedlots como tal, sino "cría intensiva de ganado". 
 
Por último, Zunino contó que ya se empezó a intimar a pequeños productores de la zona de quintas en donde le informaban que le daban un plazo de seis meses para sacar sus animales. "Hoy en el partido hay 44.000 cabezas. Van a quedar muchos campos improductivos. Es un ataque sistemático con la producción agropecuaria. Siempre es mas fácil prohibir que ponerse a estudiar", concluyó.
 
con información de La Nación